¿Hierbas aromáticas para infusiones? ¿O prefieres hierbas para condimentos como orégano y ciboulette? Aprenda a cultivar las que desees en una huerta orgánica.

Hacer tu propio huerto orgánico es más sencillo de lo que parece. Hay que tomar ciertas decisiones de acuerdo al espacio disponible y respecto al tipo de planta que te interesa, pero se puede reducir a tan solo cinco pasos. ¿Hierbas aromáticas para infusiones? ¿O prefieres hierbas para condimentos como orégano y ciboulette?

  1. Elige el lugar

Lo primero es elegir un lugar que favorezca el buen crecimiento de las plantas y limpiarlo.

El lugar se elige en función de las horas de sol y sombra que recibe al día. Las plantas deben recibir luz solar de manera directa al menos una vez al día. Otro factor a considerar es el tipo de plantas a cultivar, no es lo mismo una que requiere luz solar todo el día, a otra que requiere varias horas de sombra.

La limpieza del lugar considera eliminar ramas y restos de hojas que puedan haber caído, y retirar malezas que de permanecer, competirán por los nutrientes del suelo con nuestras plantas.

  1. Prepara los soportes para la huerta orgánica

Es importante también definir si la huerta se cultivará directamente en el suelo o requerirá un soporte. Si se dispone de suficiente espacio y buena tierra, las plantas pueden cultivarse directamente en el suelo. Si hay mascotas o poco espacio, se pueden utilizar soportes o macetas que le den altura y protección a las plantas. Para esto, una idea sustentable es reciclar cajones de madera o neumáticos de vehículos. Un buen soporte debe permitir el drenaje del exceso de agua.

  1. Acondiciona la tierra

La tierra debe estar suelta y oxigenada, por lo que es necesario moverla antes de sembrar o trasplantar. Es bueno adicionar compost, tierra fértil o incluso sustratos como turba o perlitas, que permiten mejorar las condiciones de la tierra. Se debe hacer una mezcla óptima para el buen desarrollo de las raíces y la planta en general. Con una buena mezcla de tierra, no es necesario adicionar fertilizantes al comienzo.

  1. Trasplanta

Cada planta tiene un período óptimo para su siembra, trasplante y cosecha, es importante seleccionar las plantas en función a la época del año en que iniciaremos la huerta.

Hoy en día es posible iniciar una huerta saltándonos el proceso de germinación, que ocurre cuando sembramos semillas en un almácigo (se puede hacer artesanalmente en cajas de huevos, por ejemplo). Podemos adquirir plantas pequeñas listas para trasplantar, sólo debemos procurar que tengan una altura y cantidad de hojas suficientes para adaptarse al cambio y lugar definitivo. Para apoyar a la planta en este proceso, es bueno conservar la tierra o sustrato en el que vienen sus raíces y realizar el trasplante a una hora en que no haya sol directo.

La cantidad de hojas es fundamental para que la planta se pueda mantener en el tiempo, a través de la fotosíntesis.

  1. Riega bien y ten cuidado con plagas o infecciones

Nunca regar las plantas en las horas de mayor sol ni directamente a las hojas, porque podrían quemarse y además el agua se evapora rápidamente, perdiéndose. También es importante no exceder el riego y evitar que se forme una poza de agua en la maceta o soporte, porque podrían pudrirse las raíces.

En verano y en días de mucho calor, es más recomendable regar dos veces al día la huerta orgánica, temprano en la mañana y al atardecer.

Se pueden hacer sistemas de regadío artesanales utilizando una botella plástica invertida la tierra, para que el agua vaya bajando de a poco. También se logra conectando un cordón húmedo que vaya traspasando la humedad desde la fuente hasta la planta. De esta forma se dosifica la cantidad de agua durante el día.

Además, algunas plantas son muy atractivas para ciertos insectos o babosas y en ciertas condiciones, las infecciones con hongos son muy comunes. Si vas observando y revisando a tus plantas todos los días, estos males siempre se pueden evitar y tratar. Si notamos que hay agujeros en las hojas de nuestra planta, puede ser que una babosa o un caracol este escondido bajo una hoja o en algún sitio cercano a la planta. Éstos suelen aparecer en la tarde-noche. Una opción orgánica para evitar que éstos se acerquen a la planta es rodear el tallo con cáscaras de huevo molidas.

Asimismo, cuando una infección por hongos están recién apareciendo, es más fácil de controlar: una señal de alerta son los puntos blancos. Hoy en día existen varias alternativas en el mercado, incluso orgánicas, para controlar estas infecciones.

Huerta orgánica en el jardín infantil

Huertas como estas se implementaron en el jardín infantil CEIA de Pedro Aguirre Cerda, donde un grupo de estudiantes de Ingeniería en Energía y Sustentabilidad Ambiental de la Universidad San Sebastián tomaron el desafío de reconstruir huertos orgánicos para que los niños sigan creciendo y educándose en una cultura de rescate y valoración de la tierra.

Esta actividad se realizó en el marco del proyecto de Vinculación con el Medio establecido entre la carrera de Educación Parvularia y la comuna de Pedro Aguirre Cerda, el cual ha permitido desarrollar acciones interfacultades con carreras de ingeniería.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *