Estudiantes de Ingeniería y Arquitectura se unieron para crear una vivienda social sustentable que podría entregar altos estándares de calidad de vida a bajo costo, por medio del diseño y la tecnología.

El número de familias que viven en campamentos en Chile ha aumentado 41% en los últimos 5 años. Esta es una cifra que hoy sorprende, pero que también genera oportunidades concretas.

Apostando por una mejor calidad de vida para los chilenos, un grupo de jóvenes estudiantes de Arquitectura e Ingeniería Civil Informática, diseñaron una vivienda económica y sustentable con domótica de bajo costo incorporada, cuyas tecnologías podrían entregar un confort de primer nivel.

Es la llamada Casa Corredor. Tal como su nombre lo indica, corredores articulan su composición principal y, junto a otras herramientas del diseño estructural, logra una mejor iluminación y temperatura ambiente, de manera eficiente y ecosustentable.

Por si esto fuera poco, es una casa muy rápida de construir: se demorarían apenas 10 días en montarla y tendría un valor de apenas hasta $22 millones. Todo comenzó en marzo de 2016 y exactamente un año después, el proyecto de vivienda social sustentable será una realidad.

Se trata de un sistema de corredores que arma una casa dentro de otra, de manera que el envolvente filtra, por ejemplo, el viento y el sol, actuando como biombo climático y entregando características climáticas adaptables de la mano con las recomendaciones inteligentes del sistema”, describe Tomás Villalón, profesor de Arquitectura de la Universidad San Sebastián y guía del equipo.

Entre otras de sus particularidades, destaca su chimenea solar que actúa como elemento de calefacción, además de un sistema domótico de control de luminaria, humedad y temperatura, que va gestionando y recomendando a los usuarios qué hacer para cambiar físicamente las condiciones de confort dentro de la casa.

Todo esto, por medio de un sencillo sistema de intercambio de calor, un humidificador y sensores de luz; utilizando solo Internet móvil de un smartphone. Además, permite la gestión del consumo eléctrico, aplicando eficiencia energética y, en definitiva, reduciendo el gasto de las familias, tal como lo detalla Carlos Escobar, director del Club de Robótica USS y segundo guía del equipo.

Construye Solar

Casa Corredor resultó finalista en el concurso Construye Solar, en el que participaron casi una veintena de universidades, de las cuales 10 fueron seleccionadas para mostrar la vivienda en la segunda versión de la Villa Solar, donde se expondrán todos los diseños de manera abierta a todo público.

El equipo de Casa Corredor está compuesto por unos 15 estudiantes del taller de práctica de Escuela de Arquitectura de la Universidad San Sebastián, junto a participantes del Club de Robótica de la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la misma Universidad.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *